KWS
   
 


-

Síntomas: Las hojas de la remolacha se ponen de color amarillo, con algunas tonalidades rojizas.

Virus suave (BMYV):
Coloración amarillo anaranjada desarrollada a menudo desde el ápice de la hoja. Frecuentemente existen ataques de hongos debilitantes (por ej. Alternaria, Phoma) como consecuencia del virus, provocando la muerte temprana de hojas.

Virus severo (BYV):
Coloración amarillo limón, posteriormente con pequeñas necrosis rojizas que pueden extenderse hasta dar a la hoja completa una coloración negruzca.
Los primeros síntomas son enanismo y amarillamiento venal de las hojas pequeñas de plantas infectadas. El enanismo se da normalmente sólo en un lado de la hoja, por lo que produce una asimetría en los patrones de crecimiento. Es frecuente encontrar infecciones de ambas virosis.
En general las hojas se tornan quebradizas al apretarlas con la mano.

Biología del patógeno:
Transmisión por pulgones (principalmente pulgón verde: Myzus persicae, pulgón negro; Aphis fabae). Los pulgones se infectan con el virus en primavera al parasitar plantas viróticas. Fuentes de infección pueden ser cultivos de remolacha del año anterior aún no cosechados, Chenopodáceas (espinaca, quingüilla y atriplex) o plantas voluntarias de remolacha.

Factores de riesgo:
Pulgones en condiciones ambientales favorables en invierno y en primavera. Resistencia a insecticidas.

Identificación: Test de ELISA en hojas.

Relevancia económica:
Un ataque temprano puede producir una reducción considerable, llegando hasta 30 o 40% del rendimiento del cultivo, tanto en producción de raíces, como en semilleros.

Control:
No existe control directo del virus. El control indirecto consiste en controlar los vectores con insecticidas autorizados y evitar la presencia de plantas huéspedes.

-

-

-

-


 
KWS