KWS
   
 



Patógeno:
Ramularia betícola

Síntomas:
Manchas foliares más grandes, redondas irregulares o esquinadas (4 a 10 mm), con bordes más claros y desuniformes que Cercospora. En el centro es de color gris café a gris blanquisco. El tejido del centro de la mancha se seca y puede resquebrajarse. Bajo la lupa se puede observar micelio blanco en algunas manchas de hojas húmedas.Normalmente ataca hojas adultas o más desarrolladas.

Biología del patógeno:
El hongo sobrevive en hojas muertas y en el suelo, por lo que el potencial infeccioso aumenta en rotación de cultivos corta. Los síntomas se visualizan después de 18 días con temperaturas relativamente bajas (óptimo: 17 a 20 ºC) y una humedad relativa alta de 95%. La dispersión de las esporas ocurre por viento, lluvia y riego por aspersión.

Factores de riesgo:
Rotación de cultivos muy corta y riego por aspersión.
 
Relevancia económica:
El patógeno está en todas las zonas en que se cultiva remolacha. En ataques tempranos, conjunto con otros patógenos, puede haber una destrucción seria de la parte aérea de la planta, lo que además se ve favorecido por alta densidad de población y deficiencia de azufre. La formación de nuevas hojas implica una disminución del rendimiento de azúcar.

Control:
Se puede controlar igual que la Cercospora. Un control indirecto se logra mediante la elección de variedades con sanidad foliar y una rotación de cultivos más larga.

-

-




 
KWS